El festival de cine de San Sebastián ha celebrado su 65ª edición este mes, empezando el día 22 de septiembre.

Cinesa estuvo ahí, y hemos podido ver algunas de las películas que participan a concurso en la sección oficial. Independientemente de quién gane, la calidad de todas las películas presentadas, brinda la oportunidad de disfrutar de obras que de otra manera, no se verían normalmente en una sala de cine.

Sin embargo, un festival de cine permite descubrir joyas y sobre todo, respirar el ambiente único que hay en un evento así, viendo además como toda la ciudad se entrega y la cantidad de personas que mueve el cine.

Vamos a hacer un repaso por las películas que pudimos ver y que optan a la codiciada Concha, el gran premio del festival.

El viernes, fue el día de inauguración del evento, con Anne Igartiburu y Leticia Dolera como anfitrionas y presentadoras del Festival. En la alfombra roja se pudo ver a lo más nutrido y variado del panorama cinematográfico actual, desde el presidente del jurado este año, John Malkovich, a una de las actrices más de moda del momento, Alicia Vikander. También aparecieron Cayetana Guillem Cuervo o el modelo Jon Kortajarena.

El sábado pudimos ver las siguientes:

El autor:

Película española protagonizada por un inmenso Javier Gutiérrez (La isla mínima y Águila Roja), uno de los baluartes del cine español.

Cuenta la historia de Álvaro, un notario frustrado al que la vida no le va demasiado bien: vive un matrimonio fracasado cuando descubre que su mujer (María León) le engaña, y el trabajo le tiene absorbido e infeliz.

Lo único que le motiva, son las clases nocturnas de escritura impartidas por un profesor interpretado por Antonio de la Torre, y sus ganas de crear una obra maestra. Jugando todo el rato con la manipulación y llegando hasta extremos insospechados la creatividad para escribir un libro, la evolución de Álvaro deja al espectador sorprendido.

Basada en una novela de Javier Cercas, es un perfecto retrato de toda crisis por las que pueden pasar los artistas de cualquier rama y todo contado con un poco de costumbrismo en Sevilla y en un tono cómico tristemente muy apropiado.

En este caso además, pudimos asistir a una interesante rueda de prensa, donde los periodistas pudimos realizar nuestras preguntas a Manuel Martín Cuenca, director de la cinta.

La douleur:

Esta cinta francesa de más de dos horas de duración, contiene todos los estándares del cine de autor de ese país: voz en off, reflexiones internas de la protagonista, planos abstractos y un ritmo un poco más pausado al que nos ha acostumbrado Hollywood.

Una inmensa Melanie Thierry soporta prácticamente el peso de la película. Una partidaria de la resistencia en la Francia ocupada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, espera desesperadamente la liberación de su marido, hecho prisionero por colaboracionista de la resistencia francesa.

El dolor por la eterna espera se convierte en el eje sobre el que pivota la evolución del personaje protagonista, Maguerite. Película inspirada en la vida de la escritora Marguerite Duras.

Handia:

De los responsables de Loreak (2014), una de las películas vascas más premiadas. Handia es un bonito cuento basado en una historia real de Euskadi.

El gigante de Altzo es un personaje mítico de la cultura vasca de mitad del siglo XIX, considerado como el hombre más alto del mundo debido a una enfermedad parecida al gigantismo.

Los directores -Aitor Arregi y Jon Garaño- parecen enamorados de su tierra y de los personajes, y ruedan de una manera hermosa, presentando el norte de España como un lugar precioso con los paisajes montañosos y escarpados que lo caracterizan.

Los personajes, por su parte, tienen una evolución que pasan de ser unos hermanos separados pero unidos a la fuerza por la necesidad de ganar dinero y aprovecharse del gigantismo de uno de ellos, a unidos por los sentimientos. Película emocional y bella, que merece la pena descubrir.

Le sens de la fête. C’est la vie!:

La nueva película de los directores de la exitosa Intocable (2011), una de la las cintas con más taquilla del cine europeo de todos los tiempos.

En este caso, pasan del sentimentalismo a la comedia, rodando un film coral en el marco de la celebración de una boda. Protagonizada en este caso, por los responsables de la celebración del evento, esto es, el equipo que se encarga de organizar las fiestas de los enlaces matrimoniales.

Personajes excéntricos y carismáticos en algunos casos, y algunos que rallan la estupidez por su inteligencia, son los que nos acompañarán en el plazo desde el inicio de la fiesta hasta que esta termine, en un marco aproximado de un día.

Una comedia demasiado ligera y que apenas aporta nada más que escenas vistas en multitud de ocasiones y diálogos milimétricos e ingeniosos, eso sí. Los actores en general, bastante creíbles en la mayoría de los casos, a pesar de jugar muchas veces con los estereotipos.

 

 

Ni juge, ni soumise:

Una de las películas más irreverentes del festival. Producción franco-belga, rodada en Bélgica, es la puesta de largo de una serie de TV de mucho éxito en su país de origen, protagonizada por una jueza real.

Asistimos a la resolución de diferentes casos en los que tiene que dictar sentencia, junto a una trama principal de la resolución de un crimen de hace años. Los diferentes casos a los que se enfrenta la jueza, reflejan la complicada relación entre la gran cantidad de inmigrantes que residen en el país y el racismo que a veces parece aflorar en algunos momentos de la película.

Por otra parte, lo que más sorprende de la película tal vez sea el peculiar personaje real que lo protagoniza: Anne Gruwez, de su mano, vamos por la parte trasera de las investigaciones judiciales rodadas con una naturalidad pocas veces vista.

Una obra curiosa y peculiar, que puede llegar a incomodar en algunas escenas y por las actitudes de su protagonista, pero que desde luego es toda una experiencia, cuanto menos, diferente.

Hasta aquí, un repaso por algunas de las distintas películas y de temática muy diferente que se han podido ver en el festival de cine de San Sebastián, donde también se podía disfrutar de una nueva película sobre la historia de Pablo Escobar, como Loving Pablo protagonizada por Javier Bardem y Penelópe Cruz, o The Disaster Artist, de James Franco y protagonizada por él mismo y su hermano James Franco, entre otros.

Una curiosa selección de lo más variopinta que seguro encantará a los más cinéfilos.

Sobre el autor de este post:

Adonai (@SoldieRyan) es diseñador gráfico, bloguero y cinéfilo especialista en todo lo relacionado al séptimo arte. No dudes en echarle un ojo (o dos) a su blog de cine: Salvando al Soldado Ryan

Leer más